Hoy he leído un artículo de opinión en El País, ¿Y si fueran los pájaros, estúpido?, de J. Ernesto Ayala-Dip, que dice cosas como:

“Porque si falta una especie de ave, como si falta una especie marina o una lengua, la vida no puede seguir jamás igual”

“Sabemos que Aristóteles ya observó el picapinos, pero ¿hasta cuándo podrá nuestra civilización permitir ese casi invisible vuelo ondulado de exhibición que nos regala antes de entregarse a su labor carpintera?”

Un crítico literario homenajeando a los pájaros… Me encanta la idea.