Bajarse del tren que salió de Drama, ver a una amiga de los primeros tiempos en Grecia, comer con su familia, admirar sus paredes cubiertas de libros y discos, pasear pasando por alto el frío, cruzar el Πηνειός, descubrir el teatro del siglo III a.C., tomar un café en un jazz-bar, contemplar los bandos de grajillas, coger, de nuevo, un tren para Atenas.

Lárisa uno

Lárisa dos

Lárisa tres

Lárisa cuatro

Anuncios