Un día de primavera algo gris, estando en la oficina, cuando ya me quedaba poco para dejar Dadiá, Lavrendis quiso que escuchara una canción interpretada por Sokratis Málamas, que tanto nos gusta. Me encantó, pero no la había vuelto a oir desde entonces, hasta que ayer empecé a rebuscar un poco en su historia.

La canción se llama “Στα μάτια τα ψιχαλιστά” (“Sta matia ta psijalistá” – En los ojos jaspeados), y resulta que es un pequeño fragmento de un relato de Aléxandros Papadiamandis (1851-1911), “Θέρος – Έρος. Ειδύλλιον της Πρωτομαγιάς”. El caso es que no las tengo todas conmigo en cuanto a la traducción del título. Y además no ayuda el que mis diccionarios estén metidos en cajas en otro lado, a la espera de que su dueña encuentre un lugar donde instalarse. En fin, a mí lo de Θέρος me sonaba a verano, y así me parece entenderlo en el relato (que he leído con bastante dificultad). Sin embargo, he acudido a la traducción al inglés del título para asegurarme y ésta se va a otro lado: “Love the Harvester”, dice, lo que sería algo así como “Amor recolector. Idilio del uno de mayo”.

El cuento, para el que sepa griego, se puede encontrar aquí.

La canción está incluida en un disco en el que colaboran varios intérpretes, “Το σκοτεινό τρυγόνι”, y que aglutina las 12 piezas de Papadiamandis que se musicalizaron para una representación teatral de “La asesina” en 2003.

Στα μάτια τα ψιχαλιστά

Στα μάτια τα ψιχαλιστά
που ‘χει ο έρωτας καρτέρι
πόσο μεθύσι μέθυσα
ένας Θεός το ξέρει..

En los ojos jaspeados

En los ojos jaspeados
donde acecha el amor
sabe Dios cuánto me emborraché

Y ahora, sólo queda disfrutar de la canción.