Es muy gracioso lo que pasa cuando cuento a familia o a amigos que mi gata se llama Σταχτούλα (“Stajtula”), que quiere decir algo así como cenicilla (el nombre se lo puso Jristos, en honor a su habilidad para meterse dentro de los tubos ennegrecidos de la estufa cuando era pequeña. Salía hecha un poema, claro). La respuesta automática es una pregunta: “¿Estajtula?” (acompáñese de ceño fruncido y cara de no entender).Lo sé, lo sé, es un nombre raro, pero más raro es el de Cenicienta, por cierto, (Σταχτοπούτα o “Stajtoputa”), así que suelo mencionarlo a continuación, para que el de mi gata entre mejor…

Me apetecía dedicar una entrada a mi gata, ilustre dadiana.

Stajtula

Anuncios