Hoy hemos dado una pequeña vuelta hasta la cruz que se encuentra encima del monasterio de Dadiá. Las vistas desde ese punto son de las mejores que conozco, se abarca muchísimo bosque, el monasterio, campos de cultivo, el pueblo, los montes más lejanos, las planicies turcas… El día ha estado precioso, y alimoches, culebreras, cigüeñas negras y demás familia nos han ido acompañando. Qué bien se encuentra una cuando hace estas cositas (suspiro).

Como siempre, la carretera de Dadiá regala imágenes como ésta

A la derecha, la cruz - punto de observación

El monasterio y, al fondo, Dadiá

El cielo se iba poniendo raro-bonito. Los campos brillaban

Anuncios