diciembre 2009


Esta mañana he vuelto a dudar. ¿Seguro que las nubes están hechas de vapor de agua? ¿No será que no nos quieren contar la verdad, que las nubes son las mantas con las que las montañas se abrigan del frío?

Montañas que se convierten en islas

Montañas que se convierten en nubes

Anuncios

Maraki me ha dado un premio y yo me he sorprendido tanto (creo que todavía no estoy al tanto de los entresijos del mundo bloguero) que sólo puedo reaccionar siguiendo paso por paso las instrucciones que lo acompañan, y así…

…subo la imagen que representa al premio:

…le doy un montón de gracias a Maraki, ¡con una sonrisa enorme!

…cuento que me gusta leer porque leer me completa, me hace fuerte, me ayuda a que mis dudas me alimenten sin que me coman…

…y doy yo también el premio a

Susana, Sofía y Dina, grandes devoradoras (perdón, amantes) de libros

Higos de Calafellvalo en Flickr (licencia CC)

Puede que lo que voy a escribir ahora sea algo que hayáis pensado mil veces antes, pero para mí desde luego fue una nueva revelación lingüística de esas que me sorprenden, por ejemplo, cuando estoy a punto de dormirme o cuando me estoy lavando los dientes y deambulando por la casa. Una vez más, claro, me vinieron primero a la mente las palabras en griego. Fue hace unos pocos días. Pensé en σύκο (“siko”) y en συκώτι (“sikoti”) y pensé en cómo se parecen. Después pensé lo mismo en castellano y ¡chan, resulta que también se parecen! Higo e hígado. Y como vi que no iba a encontrar una respuesta a lo que no parecía ser una mera coincidencia, me dormí al cabo de unos instantes.

Al día siguiente encontré una explicación más que satisfactoria aquí. Digamos que tiene que ver con el foie gras de oca, que al parecer no es un invento de los franceses (lo siento, Baptiste…) sino que ya se disfrutaba en la antigua  Grecia. Pero dejo que leáis el resto en el correspondiente enlace.

Ilustración de Gray's Anatomy (1858) en wikipedia

Después del museo, hemos subido y luego bajado a la catarata de Λειβαδίτη (“Livaditi”).

Premio para quien me diga a qué árboles pertenecen estos troncos...

A esta rama se le desborda el corazón

Aquí no hay nada enfocado, pero hay tantos colores...

Y por fin, la catarata

Este finde… ¡nos hemos ido de excursión! Me encanta Dadiá, pero el cuerpo me pedía moverme un poquitín, después de unos cuantos fines de semana aquí, bien trabajando bien estudiando bien… ¿bien?

Nos hemos ido cerquita, a Σταυρούπολη (“Stavrúpoli”), al noroeste de Ξάνθη (“Xanci”), y alrededores. De la visita al museo etnológico del susodicho pueblo me quedo con esto:

Estos utensilios de madera se llaman παλαμαριά ("palamariá") o, en castellano, zoqueta

Sólo que la zoqueta es ligeramente distinta. La “palamariá” podía ser para uno, dos o tres dedos. En la zoqueta se metían los cuatro dedos (el pulgar siempre se deja libre para agarrar lo segado). He encontrado un dibujo en wikipedia que lo ilustra muy bien:

De Juan R. Lascorz en wikipedia

Me encantan estas cantimploras

Un poco de todo, como los habitantes del pueblo, que vinieron de muchos lugares

Madrugar, levantarse con el sol, no es tan terrible cuando vives en un pueblo de cielo luminoso y aire limpio. Estas son algunas de las imágenes con las que una empieza bien el día de trabajo, aunque eso signifique levantarse a las cinco.

La iglesia de Dadia hoy a las seis de la mañana

La iglesia de Dadia en agosto a las seis de la mañana

Dimitris sacó esta foto esta semana, a eso de las siete, desde la casa que está encima de la mía

Dimitris sacó esta foto esta semana, a eso de las siete, desde su casa, que está justo encima de la mía

Nubes de un amanecer de junio

Nubes de un amanecer de junio

Ya ha amanecido, pero el sol todavía está bajo en julio en el bosque