Qué manera más hermosa de juntar el amor al cine con otros ingredientes como, por ejemplo, la admiración a una recuperación del patrimonio industrial bien hecha. El artículo de Maruja Torres en El País del pasado domingo encaja muy bien en este blog.

Anuncios