Una de esas cosillas que echo de menos en Grecia, cuando lo busco fuera de casa: un buen café expreso. El nescafé en sus varias versiones ha invadido el mundo cafetero en este país (desgracia y dolor de estómago), mientras que el café griego (el equivalente al turco) sólo lo disfruto si está verdaderamente cargado, lo cual no suele suceder.

Quién pillara este café romano...

Quién pillara este café romano...

Anuncios