¿Qué es lo bueno que tiene la astenia primaveral? Que te ataca en primavera. No puedo imaginar nada peor que una astenia primaveral en invierno. Por lo demás, no tiene nada de gracioso. Una intenta encontrar consuelo en el hecho de que los genes tienen mucho que ver en su padecimiento, esos mismos genes que pensaron que ojos verdes ya había demasiados en la familia y decidieron teñir los míos de marrón… En fin.

Astenia, cómo no, viene de la palabra griega άσθένια (“ascenia”), que en griego antiguo significaba debilidad, mientras que en griego moderno significa enfermedad. Recurriendo de nuevo al diccionario on-line de la RAE, la definición de astenia es “falta o decaimiento de fuerzas caracterizado por apatía, fatiga física o ausencia de iniciativa”.

Desafiando, pues, a tanto cansancio primaveral, el viernes despedí al invierno, cargada con mi querida cámara compacta. Fotografié la última nieve (del invierno, claro, claro…)

copia-de-p1040259

Me encontré con un ratoncillo de lo más gracioso (Apodemus sp, si alguien sabe cuál, que me lo diga)

copia-de-p1040277

Y me acerqué todo lo que quise a un gato montés al lado de Dadiá, pero, como suele pasar, la mejor foto es la que no saqué.

copia-2-de-p1040289

Y aprovechando la insólita presencia en el blog de tantos mamíferos, acabo de leer que ha salido la lista roja de los mamíferos de la IUCN de 2008

Anuncios